De vuelta a las andadas, esta vez a la capital austriaca.  Por delante tenemos tres días para descubrir Viena y Salzburgo y conocer la arquitectura, gastronomía y cultura de un país precioso (a la par que frío). 

 

Hace un año me aventuraba a descubrir Bulgaria en pleno invierno de la mano de una de las personas con las que compartí horas de estudio en Sevilla, que me ha acompañado en momentos felices y también tristes, y que me ha demostrado que nuestra amistad está por encima de cualquier problema.

Para mi Enero ya tiene su nombre, el año pasado elegimos Bulgaria como destino y, como se ve que no sabemos elegir sitios cálidos, este año la elegida ha sido Austria; en concreto dos ciudades: Viena y Salzburgo.

Como ya nos pasó el año pasado, de nuevo lo planeamos con muy poca antelación. Sinceramente, todos los viajes que decido así, sin pensar todo al milímetro salen mucho mejor. Tras un vistazo a Skyscanner y ver cuál era el vuelo más económico, nos decidimos por la capital austriaca y, aunque el año anterior la experiencia con Airbnb fue maravillosa, este año preferimos reservar un pequeño apartamento a través de Booking que ahora os mostraré.

 

Este año salíamos de diferentes ciudades, en mi caso, mi vuelo despegaba desde Mallorca y el suyo desde Madrid para reunirnos juntas en el aeropuerto de Viena.

Mi vuelo salía a las 14:25 y duró algo más de dos horas, prácticamente sin turbulencias y con unas vistas preciosas con todo nevado una vez que estábamos alcanzando nuestro destino. Alba llegaría un par de horas después, así que aproveché ese ratito para dar un paseo por el aeropuerto (si sois golosos lo pasaréis fatal ya que todo está repleto de dulces, chocolates y galletas típicas del país).

Una vez que Alba llegó y nos reunimos, decidimos hacer una minicompra en el Spar del aeropuerto para poder cenar esa noche y desayunar al día siguiente y ponemos rumbo a la ciudad.

Y bien .. ¿cómo llegamos nosotras a la ciudad? Nuestro hotel se encontraba muy cerca de la estación de Rennweg, concretamente a menos de 10 minutos caminando, por lo que nosotras nos decantamos por elegir un tren (el S7) que se toma en el aeropuerto (hay una rampa que baja justo tras pasar la recogida de maletas) y nos dejaba en ésta estación. El precio de los tickets para las dos fue 4,60€ (he de decir que era la opción más económica también).

Pero para los que necesitéis saber otras opciones, os dejo algunas para que podáis elegir la que más os convenga:

  • TREN: Si vuestro alojamiento se encuentra en el centro de Viena, el tren es la mejor opción. Os dejará en la estación Wien Mitte y desde allí caminar o coger el tranvía hasta vuestro hotel.

Dentro del servicio de trenes, tenéis varias líneas que os dejo a continuación:

                                 – CAT o City Airport Train. Es un trayecto de 16 minutos (sin paradas) que une el aeropuerto con la estación Wien Mitte. Es el tren más moderno pero también el más caro (ida y vuelta son unos 21€. Salen unos dos trenes cada hora aproximadamente desde las 06:09 de la mañana hasta las 23:39 desde el aeropuerto y desde las 05:37 hasta las 23:07 desde Wien Mitte.

                                ¿El problema que le encuentro a esta línea? Que, como antes comentaba, hace una única parada; por lo que si no tenéis el alojamiento cerca necesitáis un segundo medio de transporte. Además, el precio es mucho mayor a otras opciones. Si necesitáis consultar sus precios y horarios o comprar el billete online, os dejo aquí su página web;https://www.cityairporttain.com/en/home

                              – Schnellbahn S7. Es la opción que nosotras elegimos, primero porque era mucho más econónimo y segundo por las paradas que hace y que nos dejaba justo al lado de nuestro hotel. Es algo más incómodo que el CAT (aunque es un tren perfecto) y es algo más lento, pero creo que merece la pena perder 10 minutos y ahorrar bastante dinero. En este caso, los horarios son desde las 4:48 hasta las 00:18 desde el aeropuerto de Viena y desde las 04:19 hasta las 23:49 desde Wien Mitte.

                              Las paradas que hace este transporte son: Aeropuerto, Mannswörth, Schwechat, Kaiserebersdorf, Zentralfriedhof, Wien Geiselbergstrasse, St Marx, Rennweg, Wien Mitte, Praterstern, Traisengasse, Handelskai y Floridsdorf y aquí os dejo la web por si necesitáis consultar sus horarios o comprar los billetes online: https://tickets.oebb.at/en/ticket/travel 

                             – Taxi: Es, seguramente, la opción más cara. Pero si vuestro vuelo se retrasa y no existe la opción de tomar uno de los trenes, la podéis tener presente también. El precio desde el aeropuerto es, aproximadamente unos 30 euros y encontraréis la parada justo a la salida de la terminal.

                              – Algunos hoteles tienen la opción de traslado privado, pero es algo que debéis acordar con el hotel para saber precios.

 

Una vez que llegamos a la estación de Rennweg, caminamos hacia el hotel y hacemos el check-in. El hotel que elegimos fue Parks 73, The Townhouse Hotel, un apartahotel maravilloso. Si tenéis pensado viajar a Viena, os recomiendo encarecidamente el hotel.

La ubicación era perfecta, aunque no se encontraba en pleno centro, teníamos una parada de tranvía a menos de tres minutos caminando que nos dejaba en la Ópera, además de tener varios supermercados cerca, algo muy útil cuando tienes cocina para hacer desayunos y cenas y así poder ahorrar un poquito.

El apartamento es precioso, todo decorado con mucho gusto, calefacción (aunque tengo que reconocer que nos hubiera gustado que fuese algo más potente), agua caliente todo el día y buena conexión de WiFi. La cocina dispone de todos los utensilios para cocinar, la cama muy cómoda y todo muy espacioso.

Siempre lo digo, pero lo vuelvo a recordar, mi opinión es totalmente sincera y no recibo remuneración por hablar de ello, pero me pareció un buen lugar para alojarse. El único punto negativo para nosotras fue la calefacción.

Tras deshacer las maletas, preparamos algo de cenar y organizamos el día de mañana y lo que visitaremos y nos marchamos a dormir para retomar fuerzas.

¡Os espero en la próxima entrada! Muchas gracias por leerme.

 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: