Uno de los mayores atractivos de Budapest son sus famosas termas. Hoy es el plan principal de nuestro día, aunque decidimos probar otra de las experiencias imperdibles de Budapest: ver una ópera. El frío hoy no es excusa y disfrutaremos de una vivencia única: estar al aire libre a 0º mientras nos bañamos en unas termas calentitas. ¿Nos acompañáis?

 

El segundo día en Budapest empieza visitando la Sinagoga. Nos hemos despertado temprano para preparar todo y hemos decidido ir caminando hasta la zona judía ya que la distancia no es demasiado grande. El día no acompaña demasiado, llueve a ratos y el cielo tiene un color más grisáceo que azulado, pero el tiempo no nos amedranta y estamos preparados para recorrer la ciudad.

Uno de los principales datos que tenéis que tener en cuenta al visitar cualquier edificio religioso judío es que los sábados (el sabat para ellos) es el equivalente a nuestro domingo, por lo que lo encontraréis cerrado. Puede parecer una estupidez dejar este consejo, pero yo soy una de esas personas que no ha mirado en qué día vive y se ha encontrado una sinagoga cerrada así que ¡no olvidéis que los sábados es su día sagrado!  

Nos encontramos en el Barrio Judio, en el distrito VII de Budapest. Durante la Segunda Guerra Mundial aquí era donde se ubicaba el Ghetto judío, entre las calles Dohany, Karoly, Kiraly y Kertesz. Esta zona era una de las ciudades europeas con más judíos, más de 200.000, una población que fue dispersándose o hacinándose en estas pequeñas calles debido a la represión nazi.

IMG_8485

La Sinagoga de Budapest es la segunda más grande del mundo y la más grande de Europa. Se construyó entre 1854 y 1859 por un arquitecto austríaco, Ludwig Forster que se inspiró en la Alhambra para su diseño. Durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada y, desde entonces, se utilizó como base para la radio alemana y después como establo.

IMG_8481

Antes de entrar debéis de tener en cuenta que, siguiendo la tradición judía, los hombres deben taparse la cabeza con una kipá que suelen ofrecer a la entrada.

Aunque cuando se construyó esta sinagoga el porcentaje de ciudadanos judíos relevantes era superior al de no judíos, la comunidad judía nunca disfrutó de los mismos derechos que el resto de ciudadanos húngaros. Aún así, en un acto de integración, decidieron construir su sinagoga incluyendo algunos elementos que recuerdan a las iglesias católicas, intentando no diferenciarse del resto de religiones, por lo que dentro encontreréis elementos como la vidriera en forma de rosetón, los púlpitos, el altar o el órgano. La fachada también consta de elementos que recuerdan la estructura de una iglesia, como son las dos torres que recuerdan a dos campanarios.

Como veis, el interior sigue el estilo decorativo de una iglesia de la época, el mármol y la madera son los elementos más utilizados aunque las sinagogas suelen tener un estilo más austero. De hecho, durante mucho tiempo fue conocida como la Catedral judía por su decoración.

En el patio de la Gran Sinagoga encontramos una de las fosas comunes que  los judíos utilizaron para enterrar a los muertos que no murieron en un campo de concentración Auschwitz desde marzo de 1944. Esto no es un hecho habitual ya que la tradición hebraica dice que un cementerio nunca puede estar situado en las inmediaciones de una sinagoga, el motivo de romper esta práctica se debió a la hambruna vivida entre 1943 y 1945, en la que más de 2000 personas murieron teniendo que ser enterrados en los muros del gueto.

IMG_8477Dentro se encuentra también el famoso Árbol de la vida, un monumento realizado en metal en honor a los judíos asesionados en el Holocausto.

 

Justo frente a la Sinagoga hay una cafetería muy acogedora, Café Zenit, que os recomiendo para un desayuno calentito y coger fuerzas para el resto del día. Tienen varios opciones tanto dulces como saladas. Nosotros nos decantamos por un par de chocolates calientes con croissants riquísimos.

IMG_8484IMG_8487

Desde aquí nos acercamos a la Plaza de los Héroes, donde se encuentra el Museo de Bellas Artes, que fue inaugurado por el Emperador Francisco José en 1906. Este museo fue diseñado siguiendo un estilo neoclásico que, evidentemente, recuerdan a los templos griegos y romanos. Podemos ver un edificio con ocho columnas de orden corintio y un friso con imágenes clásicas.

IMG_8494En su interior encontraréis obras de Rafael, Picasso, el Greco o Cézanne, pero a partir de finales del año 2017. En el interior también se encuentran algunos objetos de Egipto, Grecia y Roma. Mi gozo en un pozo cuando, después de darle una vuelta completa al Museo de Bellas Artes y no encontrar una puerta abierta, le pregunto a un hombre que cuando abre y me contesta que en dos años.

No os imagináis las ganas que tenía de recorrerlo, así que si tenéis planeada una visita a Budapest y queréis poder disfrutar de este museo, post ponerlo hasta 2018. Frente a él se encuentra la Galería de Arte Mücsarnok, realmente si me preguntáis si merece la pena la visita no sabría qué contestar. Hay trocitos de exposiciones que me gustaron, pero en general salí bastante decepcionada, y más cuando mi idea era visitar el Museo de Bellas Artes, así que únicamente lo recomendaría a aquellos que realmente les apasione visitar galerías.

Aquí os dejo algunas fotografías para que valoréis por vosotros mismos.

IMG_8501

IMG_8502IMG_8511Nuestra siguiente parada es el castillo de Vajdahunyad, aunque para llegar allí tenemos que cruzar un parque que, al ser enero, está completamente nevado ya que se encuentra tras la Plaza de los Héroes, que luego os mostraré con mejor detalle.

El Castillo de Vajdahunyad fue construido como parte de las conmemoraciones de los mil años del estado húngaro, lo que se bautizó con el nombre de Milenio Húngaro. Su construcción se inició en 1896 y finalizó en 1908 y, aunque en un primer momento los materiales utilizados fueron madera y cartón, la gran aceptación por parte del pueblo hizo que se replanteasen su permanencia y, de nuevo, se iniciaron las obras; esta vez con materiales resistentes: piedra y ladrillo.

IMG_8526IMG_8527La zona ya consigue que parezca que nos encontramos en un castillo de cuento, un lago donde navegar en verano y patinar sobre hielo en invierno, pero además su arquitectura acompaña. Este lago lo rodea totalmente, creando una especie de isla conocida como Isla de Szechnyi, a la que se puede acceder a través de cuatro puentes. 

 

IMG_8547IMG_8549Mezcla una enorme variedad de estilos arquitectónicos, pero a su vez tiene una clara inspiración (por no llamar copia) al castillo de Transilvania con el mismo nombre.

Pasear en su interior es sentirse en una película y transportarse a cien años atrás.  Uno de los detalles de su interior que más llama la atención a los turistas es una estatua llamada Anónimo que representa a un cronista del siglo XII autor de los primeros libros de la historia de Hungría, basados fundamentalmente en las leyendas del país. Se dice que, al tocar el lápiz que sostiene en su mano derecha, la suerte nos acompañará (¡así que por probar que no sea!)

IMG_8544IMG_8540

Dentro además se encuentra el Museo de la Agricultura, el mayor de toda Europa con ocho exposiciones permanentes  donde conocer la historia de la agricultura, cómo se elaboran los vinos, cómo se organiza la pesca, la ganadería, etc.

IMG_8552¡Y por fin llegó el momento! Nos dirigimos al Balneario Széchenyi, muy cerquita del castillo. Budapest tiene el título de Ciudad Balnearia desde 1934 ya que, en total, se pueden encontrar 118 manantiales tanto naturales como artificiales desde los que brotan más de 70 millones de litros al día de agua termal.

Aunque los baños de la capital húngara se encuentran en activo desde la época de dominación romana, fue a principios del siglo XX cuando adquirieron mayor fama para tratar ciertas enfermedades. Desde entonces Budapest ha ido creciendo y consiguiendo una fama y prestigio que nadie puede negar en cuanto a termas se refiere.

Algo a tener en cuenta antes de elegir terma es si es mixta o no, ya que hay muchas de ellas que, según el día, es para público masculino o femenino. Széchenyi, además de ser uno de los balnearios más importantes, es mixto así que era nuestra elección desde el minuto cero.  

IMG_8568Fueron construidos en 1913 siguiendo un estilo neobarroco, donde podremos encontrar 15 piscinas termales interiores, 3 exteriores, una piscina exterior con jacuzzi, 10 saunas, baños turcos, salas de masaje, tratamientos de belleza y un largo etcétera. Quizás por todos estos motivos está considerado como uno de los mejores de todo el mundo y, como no, el mejor de Budapest.

La entrada cuesta unos 5000 florines y os permitirá utilizarlos desde las 6 de la mañana hasta las 19:00, dentro podréis alquilar toallas si no queréis ir cargados con ellas.

Un consejo bastante importante a tener en cuenta es qué tipo de toalla alquilar ya que tienen dos «categorías» en función al precio que queráis pagar. Seguramente os parezca bien coger las baratas y ahorrar algo de dinero; pues si es así siento decir que habréis cometido un gran error. Las toallas más económicas realmente son unas sábanas, el problema llega cuando las dejéis y empiecen a absorber la humedad y el frío; cuando queráis usarlas para secaros y resguardaros estarán tan heladas que preferiréis ir con el bañador únicamente. En estos casos es mejor invertir un poquito y estar cómodos. Igualmente, las toallas de microfibra como las que vende Decathlon tienen el mismo problema, así que evitadlas a toda costa.

Nada más llegar y pagar os darán una pulserita que nos sirve también como «llave» de la taquilla que usaremos en el vestuario, allí podremos cambiarnos y dejar nuestras pertenencias antes de disfrutar de la experiencia.

IMG_8570Para mi, la parte más espectacular son las piscinas exteriores, es un lujo poder estar disfrutando de un baño calentito mientras fuera la temperatura está bajo 0º. Además encontraréis zonas con tableros de ajedrez donde siempre hay húngaros pensando en su próximo movimiento; nada más típico del país que esta estampa.

La piscina más demandada es la que forma un remolino, el agua está en continuo movimiento y hace girar a todos aquellos que se encuentran en su interior. En mi anterior visita a Budapest no tuve tiempo de visitar las piscinas interiores, ¡así que esta vez no se me escapaban!

Con los dedos arrugados como pasas y con un hambre voraz, volvemos a los vestuarios para volver al frío invernal de Budapest, no sin antes tomarnos alguna fotografía más con este maravilloso telón de fondo.

IMG_8575IMG_8577

Son las cinco de la tarde y acabamos de salir de las termas, ni hemos comido por aprovechar bien esas aguas así que nos cambiamos y nos dirigimos de nuevo a la Plaza de los Héroes. La luz es muy diferente a esta mañana y es ahora cuando la plaza toma ese aire teatral que la hace tan maravillosa. Las esculturas casi parecen tener vida propia y que comenzarán a moverse en cualquier momento.

 

IMG_8579La plaza es un monumento a los fundadores y héroes de las tribus Magiares y los líderes tribales húngaros, a modo de homenaje al pasado del país.

Justo en pleno centro se encuentra el Monumento al Milenio, con las siete estatuas de los líderes fundadores, a los lados se encuentran las 13 estatuas de los héroes nacionales, incluyendo a San Esteban, además de una estatua del Arcángel Gabriel en el centro.

Desde aquí nos vamos corriendo hacia la ópera. Cuando planeábamos el viaje, tanto mi hermano como yo pensamos que no había mejor sitio para estrenarnos con este género que en Budapest. Al ir a sacar las entradas y ver que la ópera que representaban era Turandot, así que estaba decidido. 

[KGVID]http://www.tatianamastroiani.com/wp-content/uploads/2017/10/IMG_0419.mp4[/KGVID]

¿El problema? Que no era en la ópera, sino en un teatro cercano y que los subtítulos estaban en húngaro. Aún así la experiencia fue buena y, al volver a España, pude verla con los subtítulos en español.

IMG_8443

Nos marchamos a cenar, acompañados de los amigos de mi hermano y, por último al pub Szimpla Kert, uno de los ruin bar más famosos de la ciudad. Hace años, con la intención de aprovechar edificios abandonados y casi en ruinas se crearon locales alternativos a cambios de alquileres muy bajos y reformas que impidiesen que se vinieran abajo. 

El ambiente es muy underground, con objetos de todo tipo decorando las paredes creando ambientes diferentes en cada sala. La música acompaña, hay paredes con imágenes proyectadas. ¡Hasta un jardín flotante! Si te paras a examinar da la sensación de que todo ha sido sacado de un vertedero, pero el conjunto (pantallas de ordenador, bañeras antiguas, coches, maniquíes, muñecos, lámparas de todos los estilos.. )

IMG_8464IMG_8466Nos marchamos al hotel dando un paseo y despidiéndonos de la ciudad. Mañana nos marchamos muy temprano y no podremos ver nada de la ciudad, pero el cierre ha sido inmejorable.

Desde aquí, gracias a todos los que formaron parte de este viaje, Rocío, Alberto, José Luis y, por supuesto, mi hermano. Era el primer viaje que hacíamos juntos y no pudo ser mejor. Gracias por visitar conmigo Budapest.

IMG_8589

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.