Termina el año en apenas 4 días y como hace unos meses ya hice, aquí os dejo una pequeña lista de esas cosas que me voy anotando y que me gustaría hacer /tener. Algunas son muy sencillas y otras algo más ambiciosas, pero se dice que no hay que soñar pequeño así que ¡aquí las tenéis!

 

 

Un sueño por cumplir. (Y espero que pronto). Hacer un voluntariado en Asia.Tengo varios destinos mirados pero aún no decididos. Hay una empresa que los organiza y que me parece buena elección. Además, durante mi viaje a Centroamérica, conocí a una chica que lo hizo con ellos y la experiencia fue súper positiva. Creo que estas experiencias enriquecen mucho y te ayudan a ver el mundo desde otra perspectiva y a valorar algunas cosas mucho más. ¿Será 2018 el año que por fin cumpla este sueño?

 

Un libro que me tiene obsesionada. Holocausto, la solución final de Gerald Green. Vale que no es un libro de viajes, pero si tenéis intención de visitar Polonia, Praga, Ámsterdam o Budapest, os ayudará a entender mucho más de la historia de esos países y de lo vivido durante la Segunda Guerra Mundial. Creo que, independientemente de si sois viajeros o no, es un imprescindible.

 

Una exposición que me apetece ver. Y siguiendo con la temática de anterior, tengo muchísimas ganas de visitar la exposición de Auschwitz que se encuentra en el Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid. Es la primera vez en la historia que una exposición producida por el museo de Auschwitz – Birkenau recorre las principales capitales del mundo mostrando más de 600 piezas originales de uno de los episodios más tristes que ha sufrido la humanidad (algunas de ellas nunca se había mostrado en público). Una exposición triste pero necesaria para conocer nuestro pasado y cuan crueles podemos llegar a ser (e intentar que no vuelva a ocurrir).

 

Un comida que desconocía y ahora me encanta. Nada más llegar a Costa Rica probé una de esas delicias que no se olvidan fácilmente. Los patacones. En San José tuve la suerte de degustarlos rellenos y tengo que decir que desde entonces ¡me muero por volver a probarlos! ¿Mi favorito? El relleno de ceviche y salsa de coco. (Aunque reconozco que solos también me chiflan y fueron los responsables de volver con 2 kilitos de más). Si tenéis la oportunidad ¡probadlos! y si conocéis un buen lugar en España donde comerlos, dejadme un comentario para volver a saborear esta delicia.

 

Una experiencia a vivir. No hay que irse extremadamente lejos para disfrutar de lugares con encanto y con mucho rollo. Y, aunque viví un tiempo en Málaga, al final nunca me acerqué a conocer un sitio que me parece único. Ese es el Caminito del Rey, un paso construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, entre los términos municipales de Ardales, Álora y Antequera, colgado a unos 100 metros sobre el río. Adrenalina en estado puro (y una vivencia no apta para miedosos a las alturas).

 

¿Qué cosas tenéis en vuestra lista de pendientes? ¿Me recomendáis alguna experiencia nueva?

¡Muchas gracias por leerme!

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.