De lo que se suponía que iba a ser una ciudad con nombre de vino y totalmente consagrada a ello, encontramos mucho más; un lugar majestuoso que hace unos años decidió mudar su piel recuperando la piedra clara en sus edificios y concienciándose con el medio ambiente (aquí el tranvía de energía solar y el carril bici son los grandes elegidos para desplazarse de un punto a otro). Burdeos es estimulante, es movimiento y un lugar donde siempre podremos sorprendernos con la belleza de su arquitectura y sus pequeños comercios. ¿Empezamos la visita? 

Nuestro día comienza en 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.