A tan sólo una hora en coche de Burdeos se encuentra Arcachon, una localidad costera francesa que alberga un pequeño gran tesoro de la naturaleza. En pleno pueblo dedicado al turismo de verano de la gente adinerada, encontramos un cabo que se adentra en una bahía y la duna de arena más alta de Europa. Los colores cálidos, la brisa y el sonido del agua serán los protagonistas de vuestra escapada a este lugar de ensueño.

 

Comienza un nuevo día en Francia y mi primo, experto en encontrar planes de un día maravillosos, me comentó que sería muy interesante hacer una escapada a Arcachone para visitar la duna más alta de Europa. El tiempo nos acompañaba porque, aunque ayer llovió, hoy el sol brillaba con fuerza y no queríamos perdernos por nada del mundo semejante regalo de mamá natura.

Tras hacer las maletas, dejamos el dichoso apartamento y cogemos el tranvía  (línea C) dirección a la estación de trenes de Burdeos. El ticket de nuevo cuesta 1,60€. Cuando llegamos buscamos las consignas para dejar las maletas. El precio del maletero fueron 7,50€ (pudimos dejar ambas maletas en la misma taquilla).

La forma más cómoda de llegar a la Duna du Pylat es en vehículo propio, ya que se ahorra tiempo y podréis hacer parada en Arcachone para descubrir una ciudad más, pero nosotros optamos por el tren y evitar así alquilar un vehículo. Parten desde la estación de Saint Jean y encontraréis varios horarios para elegir el que mejor se adapte a vuestro plan. A nosotros nos costaron 11,50€ la ida cada uno, aunque encontraréis diferentes precios según el horario y la acomodación en el tren. 

Buscamos antes de montarnos en el tren algo para desayunar y nos montamos en el tren. Por si ayer no habíamos tenido suficiente, cuando ni tan siquiera el tren se había puesto en marcha, anuncian por megafonía que por una avería la ruta hasta Arcachone había sido suspendida. (¡Menos mal que Adrián habla un perfecto francés, sino creo que seguiría esperando montada en mi asiento!)

Nos acercamos a información y nos dicen que tendremos que esperar una hora y que nos facilitarán un autobús para poder llegar a nuestro destino. Además nos dan una cajita con algo de comer y beber por las molestias ocasionadas.

Aunque nuestra idea era llegar a las dunas en torno a las 12 de la mañana, vamos con dos horas de retraso y no llegamos a Arcachone hasta las 2 aproximadamente. Una vez en la estación, se debe coger un autobús hasta la duna. La parada se encuentra justo frente a la pizzería que hay a la salida de la estación, donde aprovechamos para comprar unos bocadillos por 4,50€ cada uno. El trayecto dura casi otra hora hasta llegar a nuestro destino.

Y ahora sí, llegamos por fin. Pero ¿qué es la Duna du Pilat?

Gracias a las corrientes marinas y los vientos de oeste que arrastran la arena, y a la resistencia que opone la vegetación del bosque de la Teste que se encuentra justo al lado, se creó esta enorme duna que ocupa una superficie de unas 87 hectáreas (y unos 60 millones de metros cúbicos de arena). 

Anualmente, más de un millón de personas visitan este fenómeno de la naturaleza que, además, es el segundo lugar más visitado de Francia, justo detrás del Monte de Saint Michel.

Aunque la duna lleva miles de años en formación, la gran cresta tiene únicamente 250 años y sigue en continuo crecimiento (entre 3 y 4 metros al año). En las últimas mediciones, su altura era de 105 metros.

La entrada es gratuita, aunque si vais en coche sí que tendréis que pagar (la primera media hora es gratuita y luego cuesta 4€ por 4 horas). Obviamente deberéis pagar ya que, aunque sólo se tardan unos 10 minutos caminando desde el parking hasta la duna, la subida y bajada, más el tiempo que se invierte arriba es mucho más. Además, las vistas son tan mágicas que media hora se pasará en un minuto.

Entre los meses de abril a octubre encontraréis una escalera apoyada en la duna para subir la pendiente sin demasiado esfuerzo pero, si como nosotros (que viajamos en febrero) vais fuera de estos meses, os toca sufrir un poquito y «engordar» un par de kilos con la arena que entrará en vuestros zapatos.

 

Una vez que lleguéis a la cima, creedme que os quedaréis sin aliento (y no por el ascenso). En mi caso, no había buscado información sobre la duna, ni tan siquiera había visto fotografías y creo que eso hizo que mis sensaciones fueran tan mágicas. A veces, la mejor forma de viajar es así, ya que nunca puedes sentir decepción.

 

La duna tiene algo que te atrapa, no sé si son sus vistas, sus colores cálidos en contraste con el azul del océano y del cielo, el silencio o la sensación de plenitud, pero lo cierto es que una vez arriba deseas congelar el minutero y fotografiar mentalmente cada detalle en tu memoria para no olvidarlo jamás.

 

Pilat tiene el poder de hacerte sentir en un lienzo, de dejarte boquiabierto y no saber si realmente existe un lugar tan bello o estás soñando.

Para todos aquellos que amáis viajar, será un auténtico regalo para los sentidos y un remanso de paz y sólo podréis sentir agradecimiento, a la vida y a la naturaleza porque existan lugares así y poder estar vivos para disfrutarlos.

 

Justo frente a la duna se encuentra el Banco de Arguín, un islote o banco de arena en mitad del océano. Es un espacio protegido, ya que es una reserva natural y debido a su constante cambio de dimensión y forma; debido a las corrientes marinas y al viento, nunca tiene la misma extensión.

 

Con pena, y tras una sesión de fotos que ni los mejores top models, nos damos cuenta de que es hora de iniciar el descenso. Sentirse parte de este paisaje por unas horas, y con una persona tan especial para mi es uno de los mejores regalos que puedo llevarme de mi viaje. Creo que las mejores experiencias de mi vida suelen ser en lugares donde la mano del hombre poco o nada han modificado el paisaje.

Aquí la protagonista es la naturaleza, ¡y la arena! por que, si en la subida ya cogimos unos cuantos gramos de más, la bajada es casi como rebozarse en ella. Al no estar instaladas las escaleras, vuestras piernas se hundirán en la arena prácticamente hasta la rodilla. Creedme si os digo que mis zapatillas aún tienen arena después de lavarlas tres veces.

Para los que tengáis algo más de tiempo, quizás os interese saber que el municipio donde se encuentra la duna, Teste de Buch, ofrece muchas actividades como surf o rutas en bicicleta y que justo en el bosque podréis hacer camping. 

Una vez abajo y tras sacudir la ropa y vaciar nuestras zapatillas, comienza una nueva odisea. Nos acercamos a la parada de bus para volver a Arcachone y, después de una hora y media esperando, empezamos a creer que nadie vendrá a por nosotros.

Unos chicos llaman por teléfono para preguntar qué ocurre y nos confirman lo peor, al ser festivo en Francia, la línea está limitada y aún falta otra hora para que el autobús pase por nuestra parada. Tenemos que estar en 20 minutos en Arcachone para coger el tren a Burdeos y de ahí un nuevo tren a París y no tenemos cómo volver. No hay taxis, no hay otro transporte público, no hay nada.

En un acto de desesperación empezamos a hacer autostop durante unos 10 minutos sin mucho éxito, o no parar o no se dirigen a Arcachone. Finalmente encontramos un alma caritativa que nos acerca a la estación en el último minuto (fue llegar y montarnos en el tren).

De vuelta en Burdeos cogemos nuestras maletas y empezamos un nuevo trayecto rumbo a París que os relataré en mis próximas entradas.

Y para todos aquellos que vais a viajar, ya sea a Burdeos o a cualquier otro destino, no os conforméis con la ciudad que visitéis. Investigad un poquito más porque puede que una maravilla como ésta os esté esperando a la vuelta de la esquina y seguro que merecerá la pena.

Burdeos nos pareció una ciudad preciosa, pero creo que ambos nos quedamos como momento de mayor intensidad con la Duna du Pilat. Nos reímos como niños pequeños tirándonos en la arena, haciendo fotografías y vídeos y disfrutando del paisaje, así que no dudéis en acercaros a Arcachone si estáis cerca y visitar la duna más alta de toda Europa ¡no os arrepentiréis!

¡Nos vemos en la siguiente entrada, ya desde París! Muchas gracias por leerme.

 

 

 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: