Cuenta la leyenda que el cuarto inca Mayta Cápac viajó a la ciudad durante el siglo XIV, Cuando sus soldados, enamorados del clima, de las tierras fértiles y de la vida en su calles, preguntaron si podían quedarse él respondió en quechua: «Ari, quepay» (Sí, quedaos). Actualmente, Arequipa es una de las ciudades más importantes del país. Con una arquitectura colonial magnífica, donde resalta el uso del sillar blanco que aporta un brillo especial y que le ha dado el sobre nombre de «Ciudad Blanca» y el privilegio de ser la segunda ciudad más importante de Perú.

..

Llegamos a Arequipa a las 8 de la mañana después de pasar toda la noche en el autobús. Ya os comentaba que las carreteras en Perú no son demasiado buenas y que la conducción no es mucho mejor, por lo que nos despertamos continuamente y no descansamos todo lo bien que queríamos. Aún así llegamos con ganas de recorrer la ciudad y descubrir una ciudad que nos encantó.

Nada más bajarnos del autobús hicimos un pequeño tanteo por las compañías para ver cuál elegiremos para nuestro viaje a Chivay, pero hay tanta gente y tanto ruido que decidimos comprar el billete al día siguiente (un error por nuestra parte). En la puerta de la estación cogemos un taxi que por 8 soles (2,10€) nos lleva a Plaza de Armas, desde donde caminaremos a nuestro hotel. Después de hacer el chek-in, descansamos un rato y nos damos una ducha para activarnos y ponernos en marcha. ¡Arequipa allá vamos!

En nuestro camino a la catedral encontramos un Starbucks y decidimos parar a desayunar, un muffin de manzana y canela y un zumo de mango y maracuyá riquísimos por 15 soles (4€). Es curioso ver que en una cadena mundial como ésta, no encontramos los mismos sabores que en España, ¡y menos mal! porque descubrimos un zumo riquísimo que probaremos hacer en casa con fruta natural.

..

Peru (647)..

Peru (649)..

Ahora sí estamos listos y, después de pasar por la oficina de información, donde nos regalan unas figuras típicas peruanas, nos adentramos en la Plaza de Armas para empezar nuestra ruta. Llena de palmeras, jardines y bancos dispuestos en torno a una fuente central, la Plaza de Armas de Arequipa presume de ser una de las más bonitas y elegantes del país. Delimitando esta plaza encontramos unos soportales bordeándola, salvo el flanco norte, presidido por la magnífica catedral, que nos llama a gritos para visitarla. 

..

Peru (637)

..

Peru (641)..

Después de admirar su preciosa fachada blanca, entramos en la catedral. La entrada cuesta 10 soles por persona más 10 soles de propina obligada. En total 30 soles, unos 8€ por una visita de casi dos horas donde nos explicarán todo al detalle.

La historia de la catedral se remonta a 1544, cuando las autoridades municipales ordenan su construcción. Al ser una zona de alta actividad sísmica, esta antigua catedral sufrió numerosos daños, que supusieron su derrumbe cuando a estos terremotos se les unieron erupciones volcánicas y un gran incendio. La catedral actual, de estilo neoclásico, se inició en el año 1844, aunque en el año 2001 perdió una de sus torres por el gran terremoto que sufrió la ciudad, actualmente la torre ha sido restaurada y reforzada.

..

Peru 2016

....

El interior de la catedral nos muestra bóvedas altísimas y una mezcla de culturas y ciudades ya que el altar mayor es de mármol italiano, la lucerna es española, el órgano (que presume de ser uno de los más grandes del continente) fue traído desde Bélgica y el púlpito de madera fue tallado en Francia.

..

..Peru (680)..

En la visita también está incluida la subida a las torres, desde donde disfrutaremos de una maravillosa vista de la ciudad, de la Plaza de Armas y del paisaje, donde destaca el volcán Misti.

 

 

..

Desde aquí vamos a uno de los sitios más bonitos de la ciudad, el monasterio de Santa Catalina. Es quizás el edificio más famoso de la ciudad, y no es para menos ya que es uno de los monumentos religiosos más importantes de Perú y uno de los conventos más grandes del mundo.

..Peru 2016..

Peru (758)..

Fundado en 1579, fue construido como una pequeña ciudad dentro de Arequipa. Actualmente ocupa unos 20.000 metros cuadrados ya que su superficie fue ampliada en el siglo XVII. Su distribución es similar a la que tuvieron los primeros barrios de la ciudad de Arequipa, calles pequeñas y callejones estrechos son uno de sus atractivos que, junto a sus llamativos colores, lo convierten en una visita imprescindible y en el paisaje idóneo para los amantes de la fotografía.

Aunque el área norte del complejo sigue estando habitada por monjas, el resto del convento es visitable, la entrada cuesta 40 soles por persona (80 soles en total, unos 22€) y, una vez dentro, podemos contratar un guía para recorrerlo, si así nos apetece. Entre estos muros han vivido más de 450 monjas durante unos 400 años, totalmente apartadas del mundo ya que en el interior vemos hornos para poder cocinar sus alimentos, pequeños huertos y todo lo necesario para evitar salir al exterior.

..

Peru 20161..

Sigue un estilo con una clara influencia española pero con la mano de obra indígena, consiguiendo así una fusión muy original. La visita incluye un recorrido por las celdas donde vivían las religiosas, las capillas donde recaban, sus cocinas privadas y la común, los claustros y el lugar donde velaban a las monjas difuntas. En algunas ocasiones también se puede visitar la magnífica biblioteca, aunque no fue nuestro caso.

..

Peru 2016

..

La historia del convento fundado por María de Guzmán ha llamado la atención tanto de ciudadanos como de turistas ya que las novicias eran reclutadas con unos criterios cuestionables, entraban más por su fortuna que por su devoción religiosa. Al ser de familia rica e ingresar sin demasiada vocación, no se tomaban demasiado en serio el voto de castidad, muchas de estas chicas tenían esclavos y criadas a su servicio. La vida alegre traspasó los muros del convento y llegó a oídos del papa Pío IX, que decidió poner orden, desde entonces se volvió más sobrio, aunque siguió con ese «misterio».

Cuando terminamos la visita es hora de comer, en el punto de información turística nos recomendaron un restaurante llamado Tipika, está un poco alejado del centro (a unos 15 – 20 minutos caminando) así que si vais quizás prefiráis desplazaros en taxi.

..

Peru 20161..

La carta es muy variada y, aunque nos cuesta elegir, finalmente nos decantamos por una sopa de pollo, una ensalada de habas y queso, chancho y el plato típico de Arequipa: rocoto relleno (un pimiento picante relleno de carne horneado) La comida (con bebidas incluidas) nos cuesta 98 soles (26,5€), aunque tengo que decir que yo no la disfruté tanto como debiera ya que me encontraba un poco mal por la altura y tuve que recurrir al ibuprofeno.

Cuando terminamos ponemos rumbo a la iglesia de la Merced, cuya entrada es gratuita. Su construcción se inició a mediados del siglo XVI y terminó en el año 1607. El interior es muy sobrio pero con cuadros referentes a la Virgen de la Merced y a la aparición de la Virgen. Después de esta visita intentamos ir al Museo Arqueológico pero estaba cerrado, desconozco si es algo permanente o es por la fecha en la que fuimos; al estar muy cerca os recomiendo que intentéis ir por si está abierto.

¡Y por fin llegamos al plato fuerte del día (junto al monasterio)! El museo de Santuarios Andinos o Santuary (en la Universidad Católica de Santa María de Arequipa) es una visita imprescindible en la ciudad, ya que expone a la famosa momia Juanita, la dama del Ampato. La entrada cuesta 20 soles, pero si sois estudiantes os costará la mitad, 10 soles por persona (si decidís contratar guía, al final de la visita tendréis que pagar una propina obligatoria). Nosotros decidimos hacerlo por nuestra cuenta, ya habíamos investigado un poco sobre la historia y preferimos ir por libre. Nada más llegar nos dicen que Juanita está en el proceso de conservación y restauración que realizan cada año, así que no podremos verla, pero a cambio veremos a Sarita.

La visita comienza con un vídeo de unos 20 minutos en una sala donde hace un frío horrible (te obligan a dejar las mochilas y cámaras en una taquilla porque las fotografías están prohibidas, así que ¡coged una chaqueta!) En el vídeo nos cuentan la historia de Juanita, de su descubrimiento y de cómo se convirtió en la Dama del Ampato. Y ¿quién era Juanita? Juanita es el nombre con el que se conoce al cadáver congelado descubierto en el año 1995 en en nevado Ampato (en la cordillera de los Andes); era una niña inca de unos 12 o 13 años escogida para ser sacrificada y ofrecida al volcán Sabancaya como ofrenda para que las erupciones del volcán pararan ya que estaban estropeando los cultivos y la ganadería.

Mientras ascendía los 6200 metros de altura del Ampato, la sometieron a un riguroso ayuno que se suspendió el día anterior a su ofrenda, cuando pudo comer alimentos compuestos únicamente por vegetales y pudo beber hierbas y coca para prepararla para una muerte dulce y placentera. Tras este ritual y ser acomodada por dos sacerdotes, sufrió un golpe mortal en la sien derecha. La importancia de esta momia reside en que no necesitó un proceso de momificación artificial, sino que conserva todos sus órganos intactos debido al congelamiento glacial del Ampato.

..

momia juanita

..juanita

..

En el museo veremos todos los objetos con los que fue enterrada (prendas, joyas, alimentos, cerámicas) para finalmente llegar a la urna donde se encuentra (en nuestro caso veríamos a Sarita, pero suponemos que la historia sería similar) Es increíble poder verla así, en la atmósfera que se crea gracias a la oscuridad y al silencio del museo y ver que prácticamente está intacta y que fue sacrificada pensando que así un volcán dejaría tranquilo a su pueblo. (Ambas fotografías son de Internet).

..

Peru (810)..

Con una sensación extraña en el cuerpo nos dirigimos a la Iglesia de la Compañía, un ejemplo más de la arquitectura mestiza cuya construcción se inició en el año 1590 y se prolongó unos cien años.

..

Peru (814)

..

Capturas de pantalla..

Empieza a oscurecer y la Catedral se ilumina, así que es el momento es el momento de echar un vistazo a la Plaza de Armas antes de tomar rumbo al mirador de Yanahuara, desde donde hay vistas de toda la ciudad y del volcán Misti. Podréis ir caminando o en taxi, pero el camino merece la pena.

..

Capturas de pantalla

..

El día termina con una cena en uno de los restaurantes de la zona, que además es uno de los más conocidos y recomendados por turistas, La Nueva Palomino, del que no nos marchamos sin volver a probar el rocoto relleno y algunas delicias como el chupe de camarones, el soltero de queso, chicharrón de chancho, estofado de res y pastel de papa.

..

La Ciudad Blanca nos da las buenas noches y nos deja un buen sabor de boca. Arequipa es un pueblo de coraje que ha sabido superarse, que ha aprovechado sus recursos naturales para engalanar sus plazas y convertirse en una de las ciudades más bellas de Perú, en parte también gracias a su eterno azul cielo y a lo majestuoso de los paisajes que desde ella se contemplan. Una ciudad que enamora también por el estómago, con platos propios que son las delicias de cualquier comensal y con picanterías que atraen hasta al más delicado. Una ciudad catalogada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, gracias a sus edificios religiosos. Arequipa, cuna de personajes notables y una ciudad que os encantará. 

 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.